Ingresar

PJ – B – 24 Toalla sanitaria a base de fibra de bambú amigable con el medio ambiente


Categoría: Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)
Área de participación: Biología

Equipo: PJ - B - 24

Miembros del equipo:
René González Vega

Asesor: Ricardo Morales Alcántar

Escuela: Anne Sullivan

Resumen

Alguna vez te has preguntado cuánta basura extra generamos por ser mujeres?

Si consideramos que nuestra vida menstrual dura unos 40 años en promedio, y usamos alrededor de 4 a 5 toallas sanitarias cada día, dependiendo de nuestro volumen y duración menstrual, cada mujer usará de 10,000 a 13,000 toallas sanitarias o tampones, se estima que la basura que generan es de unos 65 kg al año.

El gran problema con las toallas sanitarias es que tardan entre 500 y 800 años en degradarse y, una vez usadas terminan en vertederos, vías fluviales o simplemente en nuestros océanos. En el caso de los tampones, tardan unos 6 meses en degradarse, lo que no incluye el empaque (normalmente de plástico). Sin embargo, hay otro factor preocupante cuando usamos estos productos, que generalmente no escuchamos: sus compuestos y sus posibles efectos en nuestra salud.

La fibra de bambú es una fibra reciclable. Se utiliza el 100% de las materias primas del bambú mediante métodos físicos como la destilación y la ebullición. A diferencia de otros materiales textiles naturales antibacterianos con aditivos químicos, la fibra de bambú retiene sustancias antibacterianas, por lo cual es una fibra verde, que verdaderamente cumple la función de proteger la salud femenina.

 

https://www.youtube.com/watch?v=vT0DE0_WVrQ

Pregunta de Investigación

Todos los días se generan grandes cantidades de basura producto del uso de tollas femeninas, ¿ El bambú puede ser una alternativa para elaborar toallas femeninas y evitar la contaminación?

Planteamiento del Problema

¿Qué es lo que hace que la fibra de bambú sea un material adecuado para llevar acabo una toalla sanitaria? Todo, principalmente se usa en la elaboración de  ropa para bebes y pañales, como todos sabemos los bebes tienen una piel extremadamente sensible, de ahí que sea indispensable utilizar telas y jabones de ropa específicos para no causarles ninguna irritación. Por el otro lado los pañales tienen una composición muy parecida a las toallas sanitarias ya que el propósito es relativamente el mismo, retener líquidos.

 

La fibra de bambú es un material perfecto para realizar una toalla sanitaria, ya que la zona intima femenina necesita extra cuidado y atención no se puede  usar cualquier tela o jabón para limpiarla tiene que ser una que tenga como propósito especifico limpiar esa parte del  cuerpo (como la piel de un bebe) ya que si la tratamos con cualquier material podremos causar una infección y hablando de infecciones las tollas sanitarias comunes pueden contribuir a que se presenten  una gran variedad de estas infecciones , por ejemplo:

 

  • Candidiasis (monilia): Esta infección causa secreción espesa y blanca (como requesón) tiene olor a levadura y puede causar picazón en la vulva labios internos.
  • Hemophylus vaginalis (vaginitis simple o garherella): Esta infección causa una secreción gris o amarilla, olor como a pescado y ardor al orinar
  • Tricomonas: Esta infección causa una secreción verdosa amarillenta, espumosa con olor desagradable, picazón en la vulva y ardor al orinar
  • Vulvitis: Causa una secreción aguda, picazón, hinchazón o ampollas en la vulva, y es más común entre las mujeres menopáusicas o niñas preadolescentes

 

 

Las toallas higiénicas deben tener la menor cantidad de plástico posible ya que este no absorbe las secreciones, además el plástico puede contribuir a producir irritación en la piel de la vulva favoreciendo la aparición de las infecciones ya que la vagina es una cavidad donde hay una constante secreción de fluidos que salen al exterior, si estos fluidos no son absorbidos adecuadamente, pueden ser retenidos dentro de la vagina, incrementando el riesgo de presentar infecciones.

 

 

 

 

Celulosa, polipropileno y polietileno, son materiales que toallas sanitarias y pañales tienen en común. Tal vez solo lean esos nombres como químicos y desconozcan su significado, pero es elemental explicar porque son dañinos para el medio ambiente. Empecemos con el polipropileno (PP), pertenece al grupo de las poliolefinas, también denominado polipropeno, es un polímero termoplástico utilizado en una amplia variedad de aplicaciones, como embalaje, textiles, artículos de papelería, piezas de plástico y contenedores reutilizables, equipos de laboratorio, entre otros. Es pocas palabras es un plástico que tras desecharlo se convierte en nanopartículas (menos de 0.1 micrómetros de tamaño). El problema es que estas partículas microscópicas, al ser tan diminutas, están penetrando en la cadena alimenticia sin darnos ni cuenta. Esta es una de las razones de por la cual la contaminación terrestre por plástico es mayor que en los mares (entre 4 y 23 veces más). Por ello, la contaminación por tierra es una de las más comunes y peligrosas.

 

Otro material comúnmente utilizado en las toallas sanitarias es el gel absorbente, este es una sustancia química de aspecto cristalino. Es muy poroso, y está considerado como uno de los productos con mayor capacidad de absorción de los que se conocen actualmente. Este no es un material reciclable, resulta muy difícil pensar en la recuperación en grandes cantidades de este residuo. Pero si es ampliamente reutilizable para evitar que tenga como destino inmediato la basura

 

No obstante el poliacrilato de sodio es otro material incluido en las tollas sanitarias y es considerado como uno de los más perjudiciales, pero no es irritante para la piel. Como polímero, se pega en cadenas largas que son demasiado grandes para ser absorbidos a través de la piel. En teoría, el ácido acrílico en grandes dosis podría ser perjudicial para la piel.

 

De la misma forma el polietileno es un plástico. Un material sintético y semisintético extremadamente maleable y moldeable hecho con polímeros de compuestos orgánicos. También contiene sustancias derivadas de productos petroquímicos. El polietileno se deriva del gas natural y del petróleo, siendo usadas en todo el mundo desde 1961. La gran desventaja es su lenta descomposición. El poliestireno y el plástico tardan 500 años desintegrarse, lo cual lo convierte en un producto de desecho que afecta muchísimo al medio ambiente.

 

A partir de estos datos me surgieron las siguientes interrogantes: ¿qué pueden causar estos materiales? y ¿qué tipos de infecciones pueden ocasionar? Alergias, irritaciones, infecciones por bacterias y/o hongos, cólicos fuertes, cáncer, endometriosis y más. Estas molestias y enfermedades son hoy en día, muy comunes en las mujeres que usan productos femeninos desechables para la menstruación, es decir una gran parte de la población femenina.

 

Otro punto muy importante es tomar en cuenta que las tollas sanitarias no son el único método que hay para evitar el manchado durante el período menstrual, también existen los tampones, los cuáles, en su mayoría, son elaborados en algodón y/o rayón u otra fibra de pulpa. Desafortunadamente estas sustancias pueden estar contaminadas con dioxinas muy tóxicas cuando se blanquean con compuestos de cloro, además de pesticidas de algodón.

 

 

Antecedentes

 

Una toalla sanitaria es un absorbente usado generalmente durante el período menstrual o en cualquier situación durante la cual exista un flujo vaginal , una vez al mes un ovario desecha un óvulo el cual provoca un sangrado vaginal y se tiene  que utilizar una toalla sanitaria se utiliza por 4 horas, acto siguiente se desecha y se utiliza una limpia

 

La palaba desechar es la clave de todo este proyecto, ya que si tomamos en cuenta que en promedio la vida fértil de una mujer tiene una duración de alrededor de 40 años y que se utilizan entre 4 y 5 toallas íntimas al día, dependiendo del  flujo y duración del periodo, una mujer utilizará en su vida entre 10,000 y 13,000 toallas higiénicas o tampones, se ha estimado que esto equivale alrededor de 65 kg de basura por cada mujer en el mundo, tomando en cuenta que solo en México habitan cerca de 64.5 millones (según el censo del 2020), en total, en nuestro país, se desecharían cerca de 4 toneladas al año.

 

Cuatro toneladas o más de residuos al año solamente en México. ¿Por qué nos tendríamos que preocupar tanto por las toallas sanitarias si existen otros productos que se desechan de manera constante día tras día? El gran problema con las toallas higiénicas  tardan entre 500 y 800 años en degradarse y que, una vez que han cumplido su labor, terminan en vertederos, cuerpos de agua o sencillamente en nuestros océanos..

 

Las toallas sanitarias son residuos patógenos, lo cual quiere decir que poseen características infecciosas y pueden causar una enfermedad a cualquiera que los toque sin protección, incluso contaminar superficies, líquidos o gases simplemente al contacto. Claramente uno pensará que este tipo de residuos no pueden ser desechados a la ligera y debía de haber una forma de deshacernos de ellos sin correr ningún riesgo. La incineración con dos cámaras de combustión, es el tratamiento más difundido, éste asegura una destrucción total de los elementos patógenos, pero se descubrió que genera dioxinas, sustancias cancerígenas peligrosas.

 

 

¿Qué podemos hacer para evitar este serio problema? La respuesta tiene solamente 7 palabras ‘‘Toalla sanitaria amigable para el medio ambiente’’

Ese es el tema de mi proyecto, crear un prototipo de que nos permita visualizar de que forma funcionaría una toalla sanitaria a base de fibra de bambú, la cual sea 100% biodegradable. Antes que nada tenemos que tener en claro que es la fibra de bambú y esta es un tipo de fibra de celulosa regenerada, obtenida de la pulpa de la caña de bambú, que posee un elevado valor ecológico puesto que proviene de cultivos con ciclos renovables cortos y no daña el patrimonio forestal.

 

Tal vez nunca hayas escuchado hablar de la fibra de bambú, pero lo sorprendente es que este material es utilizado para crear varios objetos que usamos en nuestra vida diaria, por ejemplo: bañeras, armas, instrumentos musicales, palillos, cascos, varitas de incienso, palos de fósforos, lentes de sol, toallas, entre muchos otros.

Objetivo

 

Elaborar un prototipo de toalla femenina a partir de bambú que   permita tener las mismas propiedades absorbente que una toalla convencional pero reducir de manera notable los residuos que crean las toallas femeninas comunes, de la misma forma creo que si este prototipo es funcional y se puede llevar a cabo se podría reducir de forma mundial el desecho de las toallas sanitarias.

Justificación

En India, 84% de las mujeres no tiene acceso a toallas sanitarias. Las pocas que las utilizan no tienen alternativas para reducir el desperdicio de plástico. En promedio, las mujeres que usan toallas sanitarias generan 60 kilogramos de residuos de este artículo durante su vida, eso equivale a 100.000 toneladas de desechos al año.

En India, las mujeres se ven obligadas a usar trapos, paños e incluso barro para retener el sangrado menstrual, lo que las expone a un alto riesgo de infección”, explicó Brotha. “Las alternativas improvisadas son incómodas, poco confiables y poco absorbentes, lo que hace que un día en el trabajo o en la escuela sea muy difícil de manejar”.

Las compresas Saathi llegaron para mejorar las vidas de las mujeres sin crear un impacto ambiental negativo. Son 100% biodegradables, hechas con fibras de plátano, que son fuertes y absorbentes. A diferencia de la pulpa de madera o el algodón, la fibra de plátano es un subproducto agrícola, por lo que no se ocupan tierras para su producción. Las almohadillas no contienen lejía y usan un adhesivo ecológico.

“La gente no entiende por qué estamos llevando un producto biodegradable a las áreas rurales”, dijo Kagetsu. “Pero los desechos sanitarios afectan a estas comunidades más directamente que a las urbanas, porque allí los habitantes usan la tierra para cultivar sus propios alimentos. El desperdicio afecta directamente lo que beben y comen”, añadió.

En una modesta fábrica en las afueras de la bulliciosa Ahmedabad, un grupo de mujeres está ocupado ensamblando las toallas sanitarias. Hasta la fecha, la compañía ha fabricado cientos de miles de toallas con fibras de plátano que, de lo contrario, se desperdiciarían.

“Al principio queríamos ofrecer a las mujeres un mejor acceso a las compresas sanitarias, pero nos dimos cuenta de que esto era solo una parte de la solución. Estamos tratando de construir un futuro sostenible. El medio ambiente es parte de nuestra cadena de valor y no queremos dañar ninguna parte de nuestra cadena de valor “, dijo Bothra.

“Las toallas a base de plástico tardan cientos de años en degradarse y, lo que es peor, con frecuencia se queman, generando emisiones de gases contaminantes, como el dióxido de carbono”, señaló Bothra.

Hipótesis

La sustitución de tollas femeninas convencionales por aquellas que están elaboradas con bambú reducirá notablemente la contaminación que originan las toallas sanitarias

Método (materiales y procedimiento)

 

Se inició con una investigación documental donde encontré las excelentes propiedades de la fibra bambú tales como que La celulosa de bambú es biodegradable, permite la respiración de la piel y es absorbente, esto debido a unos pequeños agujeros microscópicos que absorben y evaporan el sudor cuatro veces más rápido que el algodón. Dicha propiedad porosa favorece la transpiración corporal al no adherirse a la piel, en esta misma línea, cabe mencionar que la fibra de bambú es considerada termoclimática, es decir, que sus propiedades aseguran una temperatura regulable, fresca en épocas calurosas  y cálida en las frías. Este material es aún más suave que el algodón y, al ser una fibra natural, no irrita las pieles más suaves, lo que previene las alergias o dermatitis que pudieran ocasionar otras telas no orgánicas. La tela de bambú es antimicótica y contiene agentes antibacterianos por naturaleza, eliminando malos olores y previniendo infecciones

 

 

MATERIALES:

  • tela superior/ inferior : tela 100% de algodón, franela, poliéster
  • relleno: fibra de bambú
  • cartón
  • broches

Procedimiento

  1. Lo primero que hacemos es en una pieza de cartón recortamos la forma de una toalla sanitaria (para utilizarla como guía)
  2. De la misma forma corté todas las telas que iba a utilizar, basándome en la platilla que anterior mente hice.
  3. Una vez todas las telas cortadas las acomodé en el siguiente orden: tres capas de fibra de bamboo. Las enrolle en una capa de franela.
  4. Una vez las tenas unidas las cocí juntas y les puse un broche para que fuera funcionar y no se moviera.
  5. Para probar que si fuera funcionable intente colocar agua en ella y si la logró absorber, pero de la misma forma intente con algo más solido y coloque agua con miel (para hacerlo más espeso) y se tardo un poco en aborberlo pero al final fue funcional.

Galería Método

Resultados

Galería Resultados

Discusión

 

La propuesta fue 100 porciento funcional ya que absorbió total mente los liquidos que coloque y duró 5 horas sin producir ningún olor desagradable.  Claramente hubo algunos altibajos ya que no salió en el primer intento pero el esfueso valió toda la pena ya que al final termié con un producto de mi agrado y como yo lo habia imaginado en un principio.

 

 

 

 

Conclusiones

Mi hipotesis no fue acertada total mente ya que no se puede reducir el número de toallas sanitarias que se desechan, lo que podemos hacer es que anque se desechen 4 toneladas, esas cuatro toneladas se degraden veloz mente y no contamien nuestro planeta.

 

Bibliografía

  • Mendoza, C. J., Aire, C., & Dávila, P. (2011). Influencia de las fibras de polipropileno en las propiedades del concreto en estados plástico y endurecido. Concreto y cemento. Investigación y desarrollo2(2), 35-47.
  • Cacciari I., Quatrini P., Zirletta G., Vinciguerra V., Lupattelli P., Giovannozzi Sermanni G., 1993. Isotactic Polypropylene Biodegradation by a Microbial Community: Physicochemical Characterization of Metabolites Produced. Appl. Environ. Microbiol. 59(11):3695-3700.
  • Longo C., Savaris M., Zeni M.,

Brandalise RN., Grisa AMC.,2011. Degradation study of polypropylene (PP) and bioriented polypropylene (BOPP) in the environment. Mater Res. 14(4):442–8.

  • Yoon MG., Jeon HJ., Kim MN., 2012. Biodegradation of Polyethylene by a Soil Bacterium and AlkB Cloned Recombinant Cell. J

Bioremed Biodegrad 3:145.

  • HERNÁNDEZ, D. K., DE TRABAJO, B. O. L. S. A., & CITA, A. T. SALUD ENTRE MUJERES.
  • Medina Sanchez, E. F. (1995). Uso de tampones vaginales para la obtención de muestras citológicas del cuello uterino de pacientes ambulatorias.
  • Martínez-Pizarro, S., & Pizarro, S. M. (2020). Copas menstruales¿ aumentan el riesgo de infección?. Ginecología y Obstetricia de México88(06), 420-421.
  • Illa García, A. (2018). La revolución de la copa menstrual: Investigación del mercado de la higiene menstrual.
  • López, L. E. (2017). Cuidados de la piel del bebé prematuro. Metas de enfermería20(9), 3.
  • Esmorís López, L. (2017). Cuidados de la piel del bebé prematuro. Metas enferm, 15-24.
  • Romero, A. D. P. M. (2010). Extracción y caracterización mecánica de las fibras de bambú (Guadua angustifolia) para su uso potencial como refuerzo de materiales compuestos(Doctoral dissertation, Universidad de los Andes).
  • Visarrea Tabango, S. P. (2018). Estudio comparativo del grado de transpirabilidad de la humedad en fibras de bambú y algodón(Bachelor’s thesis).
  • Visarrea Tabango, S. P. (2018). Estudio comparativo del grado de transpirabilidad de la humedad en fibras de bambú y algodón(Bachelor’s thesis).
  • Sempértegui Torres, G. J. (2018). Propuesta para la creación de una empresa productora y comercializadora de ropa para bebés de (0-3 años) con tela de fibra de bambú en la ciudad de Guayaquil.

 

 

 



PJ – B – 24 Toalla sanitaria a base de fibra de bambú amigable con el medio ambiente


PJ – B – 24 Toalla sanitaria a base de fibra de bambú amigable con el medio ambiente

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography