Ingresar

PJ-MA-92 Cubrebocas biodegradable a base de tela notex, para evitar infecciones en las vías respiratorias, y que no contamine el medio ambiente.


PJ-MA-92 Cubrebocas biodegradable a base de tela notex, para evitar infecciones en las vías respiratorias, y que no contamine el medio ambiente.


Categoría: Pandilla Juvenil (1ro. 2do. y 3ro. de nivel Secundaria)
Área de participación: Medio Ambiente

Equipo: PJ - MA - 92

Miembros del equipo:
Andrea Ramírez García
Valevszka Loxantra Acosta Salinas
Liam Darío Hernández Göebel

Asesor: Ricardo Morales Alcántar

Escuela: Anne Sullivan

Resumen

El proyecto de cubrebocas biodegradable a base de tela notex, tiene como propósito dar una alternativa, que sea amigable con el ambiente, para los cubrebocas comunes, ya que cada mes un estimado de 400,000 toneladas de cubrebocas son desechados a nivel mundial, de los cuales la mayoría termina en océanos, y pueden ser confundidos por la fauna marina por medusas o algas. En promedio un cubrebocas tarda unos 8 años en degradarse. Los tipos de cubrebocas que se pueden hacer con este tipo de tela son muy fáciles de hacer, por eso se podría difundir dentro de la escuela, o en las redes sociales para que más gente pueda hacerlos, y disminuir el impacto ambiental. 

Pregunta de Investigación

Con la pandemia el uso de cubrebocas se ha incrementado y por lo tanto la contaminación. ¿Existe una alternativa que nos proteja del coronavirus y que no dañe el ambiente?

Planteamiento del Problema

¿Cuál es su forma correcta de desecho?

Ante la expansión del coronavirus por el mundo, las personas se han visto obligadas a portar cubrebocas que terminarán en vertederos y océanos afectando al medio ambiente. La demanda de mascarillas  ha incrementado de forma exponencial. Diariamente se utiliza una gran  cantidad de cubrebocas, y al desecharlos, llegan a diferentes lugares del mundo, en donde  causan grandes problemas, desde infecciones hasta afectar la flora y/o fauna de un ecosistema.los cubrebocas: tardan hasta 450 años en degradarse según el departamento del medio ambiente marino y pueden ser confundidos por medusas por la fauna.

Con esto nos preguntamos:

¿Cuánto tarda en degradarse un cubrebocas?¿Qué daños puede causar el cubrebocas en el ser humano?

 

Antecedentes

 

“La contaminación marina por plásticos está devastando nuestros océanos”, dijo Gary Stokes, director de operaciones de OceansAsia. “La contaminación plástica mata aproximadamente 100 mil mamíferos marinos y tortugas, más de un millón de aves marinas y un número aún mayor de peces, invertebrados y otros animales cada año. También tiene un impacto negativo en la pesca y la industria del turismo, y le cuesta a la economía mundial un estimado de 13 mil millones de dólares por año.”

Oceans Asia pide, con este informe, que se opte por el uso de cubrebocas reutilizables siempre que sea posible, las de plástico se desechen de manera responsable y se reduzca el consumo general de plástico de un solo uso.

Esto daría lugar a un adicional de 4 mil 680 a 6 mil 240 de toneladas métricas de contaminación de plástico marino, de acuerdo con la estimación del informe COVID-19 Facemasks and Marine plastic pollution publicado el 28 de diciembre.

Mientras tanto, ¿qué podemos hacer para reducir un poco el uso constante del cubrebocas? La pandemia del coronavirus ha provocado un importante aumento de la producción de mascarillas desechables. Las cifras proporcionadas por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo no engañan y prevén que las ventas mundiales de cubrebocas ascenderán a unos 166.000 millones de dólares en 2020, frente a unos 800 millones de dólares en 2019.

Para muchas personas una de las más recientes llamadas de atención sobre este problema se produjo cuando aparecieron en los medios de comunicación vídeos y fotos de buzos recogiendo máscaras y guantes ensuciando las aguas de la Riviera francesa. Este acontecimiento supone un recordatorio de que los políticos, los líderes y los individuos necesitan abordar el problema de la contaminación por plásticos desechados.

Objetivo

Elaborar un cubrebocas biodegradable biodegradable a partir de la tela notex, para disminuir infecciones y la afectación de flora y/o fauna de un ecosistema .

Justificación

El 30 de enero de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2. Ante esto, surgió una gran cantidad y variedad de pruebas, antisépticos y equipo de protección personal que incluyen desde cubrebocas hasta overoles. Los esfuerzos durante esta pandemia han estado encaminados a reducir el contagio y la propagación del virus, pero ¿a dónde se está yendo esta gran cantidad de desechos?

Si se siguen los lineamientos de la OMS y usamos un cubrebocas desechable por día durante todo el confinamiento, esto podría resultar en un consumo global de 129 mil millones de mascarillas y 65 mil millones de guantes mensualmente.

El director de la OMS, el Dr. Tedros Adhanom, indicó que para reducir los contagios se tendrían que hacer pruebas masivas. Una prueba RT-PCR genera aproximadamente 37 gramos de residuos plásticos por muestra. Hasta agosto de 2020, todos los pacientes que se hicieron una prueba generaron más de 15 mil toneladas de residuos plásticos alrededor del mundo. Asimismo, centros hospitalarios produjeron más de 240 toneladas de desechos médicos de plástico de un solo uso diariamente (mascarillas, guantes y batas desechables) en el pico de la pandemia, seis veces más que el promedio diario antes de que ocurriera la pandemia. Si estos aumentos observados se mantienen en otros países alrededor del mundo, la cantidad de desechos y la contaminación se aceleraría mundialmente.

Los escenarios a largo plazo sobre las repercusiones ambientales del COVID-19 plantean muchas preguntas, a las cuales aún no tenemos respuesta. Ante esto nos cuestionamos: ¿Qué está pasando a corto plazo? Independientemente de los desechos sanitarios generados ante tantas medidas preventivas, restricciones de viaje y cierre de establecimientos públicos, el planeta ha logrado respirar un poco después de tantos años. Todas estas restricciones han provocado una caída repentina de las emisiones de dióxido de carbono. En comparación con esta época, pero del año pasado (enero-febrero de 2020), los niveles de contaminación del aire en Nueva York han caído casi 50%. En China, un país que destaca por su contaminación, la emisión de gases ha disminuido 25% desde el comienzo del año y el uso de carbón bajó 40% en las centrales eléctricas más grandes del país. Por ahora, deberíamos estar agradecidos con los bajos niveles de contaminación, esperar, estar muy alertas y pendientes de los efectos a largo plazo que esta situación nos podría traer.

 Cubrebocas habrán provocado hasta 6 mil toneladas más de contaminación marina en 2020: informe

La contaminación plástica cobra la vida de aproximadamente 100 mil mamíferos marinos y tortugas, más de un millón de aves marinas y un número aún mayor de peces cada año, de acuerdo con OceansAsia.

Una variante en la contaminación de los mares se veía venir desde que comenzamos a ver por todos lados el uso indispensable de cubrebocas a raíz de la pandemia del nuevo coronavirus.

Y como tantos y tantos productos que usamos a diario y que después de ser desechados terminan en las aguas de este planeta, los cubrebocas no fueron la excepción.

Los océanos se habrán convertido en 2020 en el ‘hogar’ de aproximadamente mil 560 millones de cubrebocas, según un reporte de la organización de conservación mEstos cubrebocas se convertirán lentamente, señala el documento, en microplásticos que impactarán negativamente la vida silvestre y los ecosistemas marinos.

El informe utilizó una estimación de producción global de 52 mil millones de tapabocas fabricados el año pasado y el peso promedio de 3 a 4 gramos para una mascarilla quirúrgica de polipropileno de un solo uso.

“Los mil 560 millones de máscaras faciales que probablemente ingresarán a nuestros océanos en 2020 son solo la punta del iceberg”, dijo el doctor Teale Phelps Bondaroff, director de Investigación de OceansAsia y autor principal del informe. “Las 4 mil 680 a 6 mil 240 toneladas métricas de mascarillas son solo una pequeña fracción de las estimaciones de 8 a 12 millones de toneladas métricas de plástico que ingresan a nuestros océanos cada año”.

OceansAsia refiere que los cubrebocas de un solo uso están hechos de una variedad de plásticos fundidos y son difíciles de reciclar debido a la composición y el riesgo de contaminación e infección. Entran en los océanos cuando están esparcidos, los sistemas de gestión de desechos son inadecuados o inexistentes, o cuando estos se ven abrumados por el aumento de desechos.

Hipótesis

El uso constante de cubrebocas de tela notex tiene un alto nivel de efectividad y no daña al ambiente

Método (materiales y procedimiento)

En este proyecto se utilizó la técnica de investigación documental que es aquella que se realiza a través de la consulta en libros, enciclopedias, periódicos y páginas web, para contar con datos verídicos y tener un estudio conciso. 

¿Cómo se van hacer estos cubrebocas?

  1. Trazamos un  rectángulo , aprovechando al máximo la tela notex, y cortamos, para adultos aproximadamente es una medida de 20 x 15 cms y para niños de 18 x 12 cms 
  2. Toma uno de los rectángulos, haz un doblez de un centímetro de cada lado (en las partes más angostas) y coselos.
  3. Cortas tramos de tela notex  de resorte. Quema los extremos del cordón o haz pequeños nudos al final de los resortes para que no se deshilachen.
  4. Toma dos rectángulos y cuece en el centro.
  5. Para finalizar, coloca el resorte y amarra.

Galería Método

Resultados

El cubrebocas biodegradable a base de tela notex resultó ser una excelente opción para reemplazar los cubrebocas tradicionales, ya que son igual de efectivos, y evitan que el usuario respire gotículas o contaminantes, también son duraderos ya que se pueden lavar hasta 5 veces sin perder su efectividad. Y son más seguros para el medio ambiente, ya que  la tela que se usa para hacer estos cubrebocas solo tarda entre 5 y 6 meses en degradarse. 

 

Galería Resultados

Discusión

  • Estos cubrebocas son muy fáciles de hacer, así que pensamos en empezar un taller dentro de la comunidad Anne Sullivan, para enseñar a los alumnos y profesores como hacerlos; este puede ser en línea o cuando regresemos a la escuela.
  • También queremos difundirlos en las redes sociales, subiendo videos de cómo hacerlos o cosas del estilo.

 

Conclusiones

Estos cubre bocas hechos de tela notex son una excelente opción que ayuda a minimizar el impacto de la contaminación que generan los cubrebocas tradicionales.



PJ-MA-92 Cubrebocas biodegradable a base de tela notex, para evitar infecciones en las vías respiratorias, y que no contamine el medio ambiente.


PJ-MA-92 Cubrebocas biodegradable a base de tela notex, para evitar infecciones en las vías respiratorias, y que no contamine el medio ambiente.

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography