Ingresar

PK-75-SH-CO EL PATRIMONIO CULTURAL EN LOS ALREDEDORES DEL CENTRO ESCOLAR ZAMÁ


Categoría: Pandilla Petit, (preescolar y 1ro. y 2do. año de primaria)
Área de participación: Ciencias Sociales y Humanidades

Equipo: El patrimonio cultural en los alrededores del Centro Escolar Zamá

Miembros del equipo:
Quetzalli Cerón Matamoros

Asesor: Gabriela Nicanor de la Cruz

Escuela: Centro Escolar Zamá

Resumen

El presente trabajo de investigación pretende mostrar, con evidencia física, principalmente cerámica, que hace muchos años en el espacio donde se ubica la escuela Zamá, hubo presencia de teotihuacanos y mexicas, y que casi nadie sabe de esta gran riqueza arqueológica.

Pregunta de Investigación

¿Qué antecedentes prehispánicos hay en la Escuela Zamá y sus alrededores?

Planteamiento del Problema

En los alrededores de la Escuela Zamá hubo habitantes prehispánicos, como los teotihuacanos y los mexicas, pero se desconoce esa información. Es importante conocer nuestra cultura y saber en dónde habitamos.

Antecedentes

Nómadas cazadores empezaron a ocupar el Valle de México doce o quince milenios años de que se iniciara la era cristiana y hacia el año 1500 AC ya habían progresado lo suficiente para establecer pequeñas comunidades permanentes de cien o doscientos habitantes, a las que puede darse el nombre de rancherías.

Es indudable que los alfareros representaban lo  que veían, de modo que las figurillas era el modo en que veían a los habitantes de esos entonces.

Las figurillas son el mejor documento de que se dispone para hacer conjeturas sobre la vida cotidiana de aquellos tiempos. También revelan mucho acerca de las técnicas. Las primeras figurillas estaban modeladas a mano, en masas sólidas y con sus detalles a base de pellizcos. También las vasijas y los cántaros contemporáneos son de fabricación muy burda.

En sociedades como las del Preclásico del Valle de México lo común era que  la fuerza de trabajo estuviese constituida por hombres, mujeres y niños, sin excepción ni privilegio. Todos los brazos útiles eran indispensables para producir los materiales de existencia y subsistencia. Seguramente la mujer intervenía al lado de los varones en  las faenas agrícola y aún en el arreglo de la tierra. Y debía atender, igualmente, las tareas de la choza, el cuidado de los hijos y la preparación de la comida, para unirse a los hombres en sus ratos libres y ayudarles a modelar en barro ollas, cántaros, platos y cucharas, jarros, cazuelas y estatuillas, si es que efectivamente no era la única alfarera.

Ecatepec

Con los descubrimientos arqueológicos y paleontológicos registrados en la región, donde fue localizado un mamut en los terrenos del pueblo de Guadalupe Victoria (los Potreros del Rey), nos indica un poblamiento por cazadores recolectores, desde hace 12 o 15 mil años. Estos datos se refrendan por la figurillas encontradas en el pueblo de San Isidro Atlauhtenco fechadas hacia el año de 1300 AC., que coincide con la época de florecimiento de Cuicuilco y de Tlatilco.

Sometidos e influenciados por culturas como la teotihuacana y la tolteca, fueron concentrándose poblados con una civilización más cohesionada ideológica y culturalmente que utilizaban nuevas tecnologías de cultivo, teniendo que pagar tributo a Teotihuacán con la llamada ruta de la sal que iba de Xalostoc, Coatitla, Tulpetlac, Ecatepec, Coacalco y Teotihuacán.

En el sentido religioso, la influencia más clara es el culto a su deidad más poderosa Ehécatl Quetzalcóatl,  siendo Ehécatl una de las diversas manifestaciones de esta le ofrendaron su cerro llamando Cerro del Viento.

En busca de la tierra prometida, los aztecas provenientes del norte, en su largo peregrinar, pasan por territorio ecatepequense.

Primero se establecieron en el pueblo de Acalhuacan (lugar de canoas), donde permanecieron 4 años, luego se trasladaros a Ecatepec donde estuvieron otros 4 años, en Tulpetlac, habitaron durante 8 años y en Coatitlan (actualmente Santa Clara Coatitla) su estancia fue de 20 años en ese tiempo fueron a Chalco a traer planta de maguey para sembrarla, esperando ese tiempo ya que su maduración tarda de 7 a 10 años.

El imperio de los aztecas extendió su dinástica para gobernar el territorio, aunque los ecatepequenses conservaron cierta autonomía.

Otro lugar importante donde se localizan vestigios prehispánicos es la Sierra de Guadalupe que es una formación montañosa que se localiza al norte de la Ciudad de México.

Datos informativos

En el 1350 DC, los grupos establecidos como tepanecas, iniciaron su expansión controlando primero los pueblos de la misma filiación étnica, como Tlacopan (Tacuba) y Coyoacán, y posteriormente, con la ayuda de mercenarios conocidos con los nombres de mexica-tenochcas y mexica-tlatelolcas, conquistaron ciudades importantes como Culhuacán y Texcoco. El origen de los tepanecas todavía no ha sido aclarado. Se cree que fueron grupos provenientes de la zona matlatzinca de los valles toluqueños, de donde emigraron al valle de México y establecieron su capital en Azcapotzalco, población de antiguos teotihuacanos.

La cerámica nace de la necesidad de almacenar, transportar, transformar y consumir alimentos; necesaria para las actividades domésticas y para funciones funerarias. Con el tiempo se convirtió en un vehículo artístico de expresión.

La decoración de la cerámica es muy variada, y abarca técnicas de modelado, pastillaje, incisión y excisión, impresión; destaca el uso decorativo de la pintura en negro y rojo.

Objetivo

Investigar los orígenes prehispánicos del lugar donde se encuentra la Escuela Zamá y sus alrededores.

Justificación

Cada día vamos a la Escuela Zamá a aprender, hacer ejercicio y convivir socialmente, pero no sabemos qué hace casi 500 años, personas como nosotros vivieron es ese mismo lugar. Tenían sus casas, mercados y canales de agua. Yo he encontrado evidencia de su paso por la Escuela y me gustaría mostrar a la comunidad Zamá su riqueza prehispánica.

Hipótesis

Si se han encontrado pedazos de cerámica, entonces pudo existir un asentamiento prehispánico.

Método (materiales y procedimiento)

El trabajo de investigación se inició buscando bibliografía con respecto a los antiguos habitantes de esta parte de la Ciudad.  También, visitar algunas zonas arqueológicas que permitieran hacer un tipo de comparativo con lo que he encontrado aquí en la escuela.

Se realizó visita a la galería del Genoma Mesoamericano, visitando principalmente las salas de exhibición de “Culturas prehispánicas” y “Esculturas prehispánicas-obras maestras”; en las cuales se observaron los detalles de las estatuillas y cerámicas expuestas.

 Los materiales

 Fueron necesarios ciertos materiales para hacer levantamiento de muestras fuera del Centro Escolar Zamá.

  1.  Herramientas de jardinería: palas y rastrillo.
  2. Hilo de cáñamo.
  3. Números y letras para trazado de área de búsqueda.
  4. Brochas para limpiar las piezas

Comprobación de antigüedad

Una forma de saber si los restos de cerámica son antiguos o recientes es observando su textura y la parte interior de cada resto. Si en ella se observa una parte negra  es la “oxidación” de la pieza, entre más negra más tiempo ha estado expuesta a la naturaleza y mayor es su tiempo de antigüedad.

Este dato es importante para que al momento de hacer el trabajo de levantamiento de evidencia arqueológica, se distinga, de primera vista, piezas antiguas de piezas talladas recientemente. Con esta información se procedió a realizar trabajo de campo como se muestra a continuación.

Trabajo de campo en la escuela y sus alrededores

 Desde hace tiempo había observado algunos residuos de cerámica, principalmente, tirada en los alrededores de la escuela Zamá. El primer trabajo de campo se realiza en los terrenos de la parte posterior de la escuela, un terreno baldío donde las tuzas, animales subterráneos que salen y remueven la tierra, en ocasiones sacan a la luz algunos residuos de cerámica.

Se revisó el campo y se definió un área de trazado como lo hacen los arqueólogos.

Algunas piezas se encuentran a flor de tierra como las que se muestran a continuación. Contadas son las piezas que tienen color,  tienen un relieve o formaron parte de la orilla de un plato o una vasija por la forma que presentan.

En algunas partes hubo necesidad de escavar para buscar más piezas. Las encontradas bajo la tierra se limpiaron con la brocha para quitar los residuos y verificar su autenticidad o si tenían algún distintivo.

Cabe hacer mención que este tipo de residuos podrían haber sido de habitantes precisamente en esos lugares o bien, con la lluvia ser arrastrados hacia abajo de la Sierra de Guadalupe y es donde encontramos este tipo de material, que dicho en los antecedentes de este trabajo de investigación, fue una necesidad de uso de los pescadores que habitaban cerca del lago para comer o beber agua.

La opinión de una arqueóloga con respecto a este trabajo de investigación

Para reforzar este proyecto se buscó la opinión de una experta en el tema, la Arqueóloga y Pedagoga Glenda Cabrera Aquino, Gestora del patrimonio cultural,  en el Museo de Antropología, se le mostraron algunas de las piezas encontradas, de las cuales indica y afirma que son vestigios originales de teotihuacanos, mexicas y tepanecas.

Galería Método

Resultados

  • Las piezas encontradas son llamadas “tepalcates” de la época prehispánica o quizá anterior. Pueden clasificarse en soportes, partes de cuerpos, bordes y asas de cerámica.
  • Las culturas ubicadas con el tipo de tepalcates encontrados son de los mexicas y los tepanecas, personas que habitaron en los alrededores de Zamá. También se observa presencia teotihuacana.
  • Se observan vasijas del tipo coyotlatelco. Hay un tipo de cerámica con decoración del tipo denominada Azteca 3, posiblemente resultado de un intercambio comercial en el Lago de Texcoco, donde en la parte de Coacalco hubo una distribución de sal.

Evidencia recuperada atrás de la escuela Zamá

Evidencia recuperada dentro de la escuela Zamá

Evidencia recuperada en las cercanías del parque Ehécatl

Galería Resultados

Discusión

  • Se logró contrastar los resultados de esta investigación con los de Concepción Samper, arqueóloga que ha realizado trabajos más a detalle de esta zona de Cocacalco y Ecatepec.
  • Los resultados concuerdan con la teoría expuesta por Concepción Samper.
  • Se obtuvo como resultado que no solo teotihuacanos y mexicas habitaron en las cercanías de Zamá, sino también los tepanecas cuya presencia fue notoria, sin embargo, es poco mencionada a diferencia de las dos culturas referidas anteriormente.

Conclusiones

  • Con el levantamiento de vestigios prehispánicos se tiene evidencia palpable de los periodos preclásico, clásico y probablemente post-clásico por los tipos de tepalcates decorados y no, encontrados.
  • Se distingue la diferencia de la cerámica prehispánica de la actual.
  • En los alrededores de la escuela Zamá, hubo un asentamiento prehispánico, los tepanecas, aparte de la presencia de teotihuacanos y mexicas, según los vestigios recabados  y verificados por una experta en el tema.
  • La arqueóloga Cabrera define este proyecto como un trabajo de investigación interesante, para que desde temprana edad se conozca el pasado de nuestro país y desarrollar una cultura de cuidado, preservación y difusión de la misma.

Bibliografía

  • Duverger Christian. (2000). Mesoamérica. Arte y antropología (1ª edición). Francia. Américo Artes Editores. (pp. 362-373).
  • Ayala Anguiano Armando. (1966). Los primeros mexicanos. (1ª edición). México. Publicaciones AAA, S.A. (pp. 33-43).
  • Molina Iglesia Luis Enrique. (2012). Enciclopedia de México. (Tomo 1. Prehispánico) (1 ª edición). México. Reymo. (pp. 78-79).
  • Valdés Sánchez Eleazar René. (2013). Ecatepec en el tiempo. México. H. Ayuntamiento de Ecatepec.
  • Zendejas Orozco Víctor M. (2018). El mamut en Coacalco y la arqueología en Sierra de Guadalupe. Recuperado de http://www.digitalmex.mx/opinion/story/7558/el-mamut-en-coacalco-y-la-arqueologia-en-sierra-de-guadalupe


PK-75-SH-CO EL PATRIMONIO CULTURAL EN LOS ALREDEDORES DEL CENTRO ESCOLAR ZAMÁ


PK-75-SH-CO EL PATRIMONIO CULTURAL EN LOS ALREDEDORES DEL CENTRO ESCOLAR ZAMÁ

Summary

Research Question

Problem approach

Background

Objective

Justification

Hypothesis

Method (materials and procedure)

Results

Discussion

Conclusions

Bibliography